jueves, 13 de julio de 2017

Lecciones de vida

 

El 84, de Charing Cross Road, en Londres.
 

No estoy seguro de que yo exista, en realidad. Soy todos los autores que he leído, toda la gente que he conocido, todas las mujeres que he amado. Todas las ciudades que he visitado, todos mis antepasados... Jorge Luis Borges.
 
En una entrevista realizada por El País en 1981 Borges realizaba la afirmación anterior... "No estoy seguro de que yo exista...". Habría que entrar en la mente del autor argentino para saber por qué realizaba esa afirmación, pero seguramente incluso así, sólo él podría decirlo. Pero... ¿Y yo? ¿Yo existo? Aseguraba que nadie puede escapar a su destino y el suyo era la literatura. ¿Y el mío? ¿Tenemos un destino? ¿Cuál es el mío? En fin ...
 
Estos últimos seis meses me han dado para leer y reflexionar mucho... Cierto es que he leído sobre todo libros de psicología, emociones, etc. Pero también alguna novela, y biografía que quizás me hayan colmado más que la mayoría de los libros de "autoayuda" que haya podido leer. De estos seis meses me apetecía dejaros un pequeño resumen de lo que más me ha gustado. ¡Aquí vamos!
 
Lecciones de vida, de Elisabeth Kübler-Ross y David Kessler.
 
Este maravilloso libro me lo regalaron mis dos queridas amigas Mariola y Yoyo por mi cuarenta cumple celebrado este año. Lo he leído ya un par de veces y lo tengo siempre en la mesilla de noche. Es un libro especial que me sirve para sentar los pies en el suelo cuando parece que todo se tambalea y no olvidar lo importante de la vida, a pesar de los problemas o desgracias a las que nos podemos enfrentar. Los autores nos hablan de sus experiencias junto a personas que se enfrentan a la muerte y es ahí, teniendo en frente a la dueña de la guadaña, cuando sopesamos lo que ha sido nuestra vida y las lecciones que hemos aprendido. La paciencia, el amor, el juego, el poder, la felicidad... Son aprendizajes que vamos adquiriendo a lo largo de la vida, y que, en nuestros últimos momentos, nos harán darnos cuenta de la belleza de la vida. Gracias a mis amigas por este inmenso regalo que va más allá de las hojas de papel en las que está escrito.
 
Hacia el infinito, de Jane Hawking.
 
Un libro de unas 700 páginas que habré devorado en un par de semanas y es que la historia de la vida de Jane junto al gran científico Stephen Hawking no tiene desperdicio. Es una de las historias reales que más me han enganchado e impactado desde hace tiempo. Jane cuenta desde su perspectiva su vida como esposa y cuidadora principal del Doctor Hawking desde que se conocieron, el afrontamiento de su diagnóstico, su matrimonio, sus hijos, sus frustraciones profesionales, su amor por su familia... Es un relato que no deja indiferente por la fuerza de esta mujer para afrontar todas las vicisitudes que significan vivir al lado de una mente tan brillante y, a la vez, un cuerpo tan enfermo como el de su marido. Para mí leer historias reales de personas que han tenido que enfrentarse a grandes desafíos y superarlos me anima a pensar que todos tenemos las herramientas para saltar los obstáculos... Sí, podemos hacerlo.
 
Crónica de mí mismo, de Walt Whitman.
 
Sobre este libro y la poesía de este grandísimo autor escribí un artículo para "Hablando con letras"; leer "Crónica de mí mismo" junto con "Hojas de hierba" te asegura adentrarte en el universo de Whitman haciéndote una idea más "real"  de este escritor. Como decía en el artículo (que puedes leer aquí), en sus cartas he descubierto a un hombre bueno además de una persona capaz de disfrutar de las cosas más pequeñas y comunes que la vida nos ofrece. Probablemente, ser capaz de darse cuenta de que lo "común" es milagroso por sí mismo es lo que le hizo escribir una poesía que sigue siendo actual a pesar de haber sido escrita hace casi doscientos años. ¡Gracias capitán, mi capitán!
 
 
La isla de las culebras, de Miguel Torija.
 
Miguel Torija ya se ha convertido en un gran amigo, pero también he descubierto a un gran escritor a través de sus libros. Su estilo es realmente especial y diferente, y para comprobar lo que digo sólo tienes que leer, por ejemplo, "La isla de las culebras" y comprenderás el por qué. Se podría decir que es una novela de aventuras, pero yo me quedo con la historia humana del protagonista, además de con el viaje al momento histórico al que nos traslada el autor gracias a sus descripciones tan detalladas. De Miguel recomiendo también, si no los has leído aún, "Cuando la vida se pone perra" o "Catálogo de excusas para seguir vivo (o para estar muerto)"... Buenos títulos, ¿eh? Magníficos, y sus páginas interiores mejores.
 
84, Charing Cross Road, de Helene Hanff.
 
Es una dulzura de libro, además de divertido, ameno, tierno, emocionante, etc., etc. Me lo recomendó mi amiga Eli, y reposaba en mi librería desde hacía tiempo. Esta semana llegó su momento y lo he leído en un par de tardes. (No es que no haga otra cosa más que leer, es que es muy finito ;) ) A mí me ha encantado este intercambio de cartas entre una lectora residente en Nueva York y el personal de la tienda "Marks & Co." de Londres cuya imagen ilustra esta entrada. Como no me gusta hacer "spoiler" únicamente diré que mientras lo lees te entran muchas ganas de buscar una librería de segunda mano donde rebuscar entre sus estantes, embriagarte de su maravilloso aroma y de jugar a encontrar huellas de lectores anteriores. ¡El paraíso del lector!
 
 
Y he leído muchísimo más... Pero me quedo con estas joyas literarias; todas, de una manera u otra, se corresponden a lecciones de vida, y eso es lo que hace que un libro sea una joya. Para mí los libros también se convierten en amigos; en ocasiones encuentro más verdad, consuelo y apoyo que en otros muchos sitios, y lo bueno es que, cuando te haces "amigo" de un libro, nunca te fallará.
 
Actualmente tengo entre mis manos dos relatos breves: "La muerte en Venecia" de Thomas Mann y "El alienista" de Joaquim Machado de Assis... Este último me está fascinando, prometo comentar.
 
Acabo esta entrada como la comencé... Con Borges... Yo tampoco sé nada.
 
"Entonces, Borges, usted existe o... "Nada, nada, amigo mío; lo que le he dicho: no estoy seguro de nada, no sé nada. Imagínese que ni siquiera sé la fecha de mi muerte...".
 
Gracias por leerme, querid@ amig@.
 
 
PD: La entrevista integra de Borges la puedes leer aquí.
 
 

4 comentarios:

  1. Contagiosa tu fascinación por la lectura. Gracias por este maravilloso artículo. Me alegro enormemente de verte tan activa. Un beso cielo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Esther por leerme. La verdad es que la lectura es una de las mejores medicinas... Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. Amigos libros, amigos lectores. Gracias por tus recomendaciones. Buenas lecturas...

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Pedro, por leerme y comentarme. Me alegro que te haya gustado. Un beso grande.

    ResponderEliminar