miércoles, 18 de enero de 2017

Mi viaje a Anantapur



La utilidad de los libros es que inspiran y ayudan al hombre para entender y descifrar su propio corazón. Vicente Ferrer.

En 2016 se cumplieron 20 años de la creación de la Fundación Vicente Ferrer en España. En los diversos reportajes que se publicaron, aparecían algunas imágenes de personajes famosos con Anna Ferrer portando el libro "Un pacto de amor". Lo estuve buscando y para mi sorpresa no me resultó fácil por los medios habituales. Agotado. Gracias a La Providencia, como diría el propio Vicente, encontré un ejemplar en la librería Alcaná (de la que ya he declarado mi afición). Esta entrada la he ido construyendo en mi cabeza desde la primera página del mismo, de hecho, escribo esto cuando aún no he llegado a su fin... Y es que si hay cosas que me apasionan, tardan poco en aparecer transformadas en palabras.
 
Para quien me conozca un poco sabe que para mí la Fundación Vicente Ferrer es especial. Mi primer contacto con ella fue en mis años de universidad, en un foro de voluntarios celebrado en mi facultad en 1997. Fue un flechazo. No me hablaban de proyectos a corto plazo, ya me hablaban de un proyecto con más de veinte años de recorrido en India, en una de las zonas más pobres del planeta. Entonces no sabía que la FVF sólo llevaba un año implantada en España. Ahora leyendo "Un pacto de amor" (el de Vicente y Ana entre ellos y con el mundo) casi veinte años después de aquel primer encuentro, he podido conocer más de su funcionamiento, de su historia, y de cómo ser capaces de hacer posible lo imposible. De cómo la visión de un hombre bueno y el trabajo de otras muchas grandes personas que han confiado en esa visión, han logrado erradicar la pobreza extrema, porque sí se puede hacer, es posible y ellos lo han demostrado.
 
Si echo la vista atrás cuento con casi dieciocho años colaborando con la FVF como socia. Precisamente durante el 2016 he tenido el gran placer de poder tenerles más cerca gracias al programa de colaboración con empresas, con la suerte de poder realizar varias actividades para conocerles aún más. Ha sido un privilegio.
 
Además, acompañada por mi nueva pero ya querida amiga Puri que llegó al evento igualmente gracias a La Providencia, pudimos escuchar a la propia Anna Ferrer en una fría noche sevillana. Escucharla hablar del proyecto, de Vicente desde el punto de vista humano, y de todo lo que en el futuro la FVF va a conseguir gracias al apoyo de muchas "pequeñas" personas que confiamos en la visión de un catalán con corazón indio, fue una fortuna y un momento inolvidable y emocionante.
 
En todas las ocasiones que he podido escuchar durante el 2016 hablar de la FVF me he quedado con un maravilloso conjunto de palabras: "La acción buena contiene todas las filosofías, todas las ideologías, todas las religiones". Vicente añadía que "la acción buena nos hace felices, la mala nos destruye". Creo que no hace falta añadir más.
 
Me encanta la frase de Vicente con la que comenzaba esta entrada: "Los libros inspiran y ayudan al hombre para entender y descifrar su propio corazón". Para mí es una verdad absoluta; los libros como "Un pacto de amor" me han inspirado, enseñado a "leer", y a entender mi propio corazón. Gracias a libros como este he podido viajar a la India... Pero, gracias a encontrarme en el camino a personas que me han mostrado que lo imposible es posible... hoy te cuento un "secreto" amigo lector: mi hucha para viajar a Anantapur cada vez está más llena, de ilusión y de monedas... "Espera el milagro".
 
Gracias a Vicente y a Anna Ferrer por ser fuentes de inspiración 
y una luz en este mundo lleno de sombras.
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario