jueves, 9 de noviembre de 2017

El libro del sendero



Cuando te contentes con ser simplemente tú mismo,
y no te compares ni compitas,
todos te respetarán.
Tao Te Ching, Lao Tzu

2017 se caracterizará por ser un año de búsqueda e intento de compresión de lo que ocurre a mi alrededor y de mí misma. Así, este camino, me ha llevado hasta un sendero, el sendero de la sabiduría milenaria de Lao Tzu... Un ser que algunos dudan incluso de que existiera.

Lao Tzu (también conocido como Lao-Tse) es una figura de la que se conoce su existencia a través de anécdotas y leyendas contradictorias entre sí. Sin embargo, se le atribuye la creación del "Tao Te Ching" o "Libro del sendero" datado en el siglo VI a.C. 

Debo decir que llegar a tener este libro en las manos lo ha hecho posible otro libro: "Mil nombres para el gozo" de Byron Katie, que he comenzado a leer tras "Amar lo que es" de la misma autora. ¿Y cómo he caído en sus redes? La búsqueda de la comprensión de lo que nos lleva al sufrimiento ha sido la culpable.

"No creas todo lo que piensas", Byron Katie.

Mi búsqueda del porqué del sufrimiento no data de este año, ni mucho menos, debe de ser una pregunta innata en mí. Recuerdo una conversación con una religiosa en el año 1999, durante una estancia de verano en el psiquiátrico de Ciempozuelos (tranquilos, fue por motivos profesionales y espirituales 😉), gestionado por la congregación de las Hermanas Hospitalarias. Es una de esas charlas que evoco de vez en cuando porque giró alrededor de una de las cuestiones vitales que más me preocupan: ¿Porqué sufrimos? ¿Qué puedo hacer para evitarlo? En esa época, con 21 años, dudaba si irme a una misión humanitaria, pero el sufrimiento que podía causarles a mis padres me torturaba. La hermana, muy sabiamente, me dijo que no podría nunca evitar el sufrimiento a los que me rodean, que además no podía soportar el dolor del mundo sobre mis hombros... Y que ayudar podría hacerlo en cualquier parte del mundo, incluyendo mi propio barrio; a partir de ello, debía tomar mis decisiones.

Casi 20 años después me siguen acompañando algunas (no todas) de aquellas mismas preguntas. Además, la búsqueda de la paz, la serenidad... a pesar de lo que ocurra a nuestro alrededor, es una de las cosas que he intentado este año. Así he llegado hasta Katie, su Trabajo y el Tao.

"La realidad es siempre más amable que las historias que contamos sobre ella", Byron Katie.

Katie ha diseñado una estrategia para conseguir la calma y la paz a través del cuestionamiento de nuestros propios pensamientos que ella denomina "El Trabajo". Según cuenta era una persona inmersa en un gran sufrimiento, al borde del suicidio, que un día recobró la serenidad gracias a cuestionarse sus propias creencias, las historias que se contaba sobre lo que ocurría en su vida, y, de esta manera, encontró la paz que tanto ansiaba. Ahora se dedica a transmitirlo a otras personas que se encuentran en estados de sufrimiento causados por sus propios pensamientos... ¿Te suena? A mí mucho.

Leyendo sus libros he comprendido que, muchas veces, sufrimos a causa de lo que imaginamos que puede ocurrir, de lo que creemos que piensan los demás, e incluso de creencias arraigadas en nosotros desde la primera respiración que produjimos. Si desmontamos concienzudamente los pensamientos que más nos dañan, la calma y la paz llegarán.

"Preocúpate por lo que las demás personas piensen y siempre serás su prisionero", Lao Tzu.

"Mil nombres para el gozo" se recrea en cada uno de los trozos de sabiduría que dispuso Lao Tzu en su "Libro del sendero", por ello es que es recomendable leerlos a la par. Yo al menos, de esta manera, los estoy disfrutando un montón. Y si además te haces con la versión de Stephen Mitchell ilustrada tendrás una hermosísima joya de la Humanidad en tu biblioteca (lo de la "joya de la Humanidad" no es de mi cosecha, que conste 😉, así lo califican los expertos).

Para leer el Tao es necesario disponer de una mente abierta; no es apto para cualquiera, de eso no tengo dudas. Hay que estar dispuesto a vislumbrar una vida sencilla (desde la humildad y el amor) en los poemas, muchas veces complejos, que conforman este tratado de la sabiduría humana. Nos anima a volver a la esencia de nosotros mismos, evitando cegarnos por los deseos absolutamente innecesarios.

Es curioso que muchos de sus preceptos sean traídos a la actualidad por cientos de "gúrus" que se están haciendo millonarios con la "industria de la felicidad", "mister wonderfulistas" y demás, sacándolos de contexto en pequeñas frases que pueden resultar incomprensibles y totalmente reduccionistas. Creo, sinceramente, que es mucho más efectivo adentrase con profundidad en su esencia, en su estudio en conjunto, intentando comprender, realmente, qué es lo que Lao Tzu legó al resto de sus congéneres a través de los siglos. De todas formas, si una de estas pequeñas frases te animan a bucear en la historia de Lao-Tze y su libro, bienvenidas sean.

Como conclusión personal, y aunque aún me queda el resto de mi vida para seguir caminando por  "mi propio sendero de búsqueda", creo que la sabiduría milenaria que habla de la esencia pura del ser humano es merecedora de volver a nosotros, no solo cuando nos sentimos al borde del precipicio, sino SIEMPRE y en cada momento de nuestras vidas, con el fin de disfrutar de una existencia más plena. Ser capaces de quitar la paja inservible de nuestro día a día y quedarnos con lo esencial, bajar el volumen del ruido de nuestra mente, y abrazar al otro como la maravilla que es, nos ayudará a tener una vida más autentica incluso en medio de la tormenta.

Gracias por leerme, amigo.

Lo blando vence a lo duro;
Lo que carece de forma penetra lo impenetrable;
Hay valor en no actuar.

Enseñando sin palabras,
Trabajando sin acción,
Es algo que pocos pueden comprender

Tao Te Ching.


Dedicado, de todo corazón, a las mujeres guerreras que tengo a mi alrededor en especial a mi madre, y hermanas, a Amelia, a Ana B., a Men, a María, a Viki, a Eli, y a tantas mujeres, pilares de este mundo, que buscan su sendero.


jueves, 13 de julio de 2017

Lecciones de vida

 

El 84, de Charing Cross Road, en Londres.
 

No estoy seguro de que yo exista, en realidad. Soy todos los autores que he leído, toda la gente que he conocido, todas las mujeres que he amado. Todas las ciudades que he visitado, todos mis antepasados... Jorge Luis Borges.
 
En una entrevista realizada por El País en 1981 Borges realizaba la afirmación anterior... "No estoy seguro de que yo exista...". Habría que entrar en la mente del autor argentino para saber por qué realizaba esa afirmación, pero seguramente incluso así, sólo él podría decirlo. Pero... ¿Y yo? ¿Yo existo? Aseguraba que nadie puede escapar a su destino y el suyo era la literatura. ¿Y el mío? ¿Tenemos un destino? ¿Cuál es el mío? En fin ...
 
Estos últimos seis meses me han dado para leer y reflexionar mucho... Cierto es que he leído sobre todo libros de psicología, emociones, etc. Pero también alguna novela, y biografía que quizás me hayan colmado más que la mayoría de los libros de "autoayuda" que haya podido leer. De estos seis meses me apetecía dejaros un pequeño resumen de lo que más me ha gustado. ¡Aquí vamos!
 
Lecciones de vida, de Elisabeth Kübler-Ross y David Kessler.
 
Este maravilloso libro me lo regalaron mis dos queridas amigas Mariola y Yoyo por mi cuarenta cumple celebrado este año. Lo he leído ya un par de veces y lo tengo siempre en la mesilla de noche. Es un libro especial que me sirve para sentar los pies en el suelo cuando parece que todo se tambalea y no olvidar lo importante de la vida, a pesar de los problemas o desgracias a las que nos podemos enfrentar. Los autores nos hablan de sus experiencias junto a personas que se enfrentan a la muerte y es ahí, teniendo en frente a la dueña de la guadaña, cuando sopesamos lo que ha sido nuestra vida y las lecciones que hemos aprendido. La paciencia, el amor, el juego, el poder, la felicidad... Son aprendizajes que vamos adquiriendo a lo largo de la vida, y que, en nuestros últimos momentos, nos harán darnos cuenta de la belleza de la vida. Gracias a mis amigas por este inmenso regalo que va más allá de las hojas de papel en las que está escrito.
 
Hacia el infinito, de Jane Hawking.
 
Un libro de unas 700 páginas que habré devorado en un par de semanas y es que la historia de la vida de Jane junto al gran científico Stephen Hawking no tiene desperdicio. Es una de las historias reales que más me han enganchado e impactado desde hace tiempo. Jane cuenta desde su perspectiva su vida como esposa y cuidadora principal del Doctor Hawking desde que se conocieron, el afrontamiento de su diagnóstico, su matrimonio, sus hijos, sus frustraciones profesionales, su amor por su familia... Es un relato que no deja indiferente por la fuerza de esta mujer para afrontar todas las vicisitudes que significan vivir al lado de una mente tan brillante y, a la vez, un cuerpo tan enfermo como el de su marido. Para mí leer historias reales de personas que han tenido que enfrentarse a grandes desafíos y superarlos me anima a pensar que todos tenemos las herramientas para saltar los obstáculos... Sí, podemos hacerlo.
 
Crónica de mí mismo, de Walt Whitman.
 
Sobre este libro y la poesía de este grandísimo autor escribí un artículo para "Hablando con letras"; leer "Crónica de mí mismo" junto con "Hojas de hierba" te asegura adentrarte en el universo de Whitman haciéndote una idea más "real"  de este escritor. Como decía en el artículo (que puedes leer aquí), en sus cartas he descubierto a un hombre bueno además de una persona capaz de disfrutar de las cosas más pequeñas y comunes que la vida nos ofrece. Probablemente, ser capaz de darse cuenta de que lo "común" es milagroso por sí mismo es lo que le hizo escribir una poesía que sigue siendo actual a pesar de haber sido escrita hace casi doscientos años. ¡Gracias capitán, mi capitán!
 
 
La isla de las culebras, de Miguel Torija.
 
Miguel Torija ya se ha convertido en un gran amigo, pero también he descubierto a un gran escritor a través de sus libros. Su estilo es realmente especial y diferente, y para comprobar lo que digo sólo tienes que leer, por ejemplo, "La isla de las culebras" y comprenderás el por qué. Se podría decir que es una novela de aventuras, pero yo me quedo con la historia humana del protagonista, además de con el viaje al momento histórico al que nos traslada el autor gracias a sus descripciones tan detalladas. De Miguel recomiendo también, si no los has leído aún, "Cuando la vida se pone perra" o "Catálogo de excusas para seguir vivo (o para estar muerto)"... Buenos títulos, ¿eh? Magníficos, y sus páginas interiores mejores.
 
84, Charing Cross Road, de Helene Hanff.
 
Es una dulzura de libro, además de divertido, ameno, tierno, emocionante, etc., etc. Me lo recomendó mi amiga Eli, y reposaba en mi librería desde hacía tiempo. Esta semana llegó su momento y lo he leído en un par de tardes. (No es que no haga otra cosa más que leer, es que es muy finito ;) ) A mí me ha encantado este intercambio de cartas entre una lectora residente en Nueva York y el personal de la tienda "Marks & Co." de Londres cuya imagen ilustra esta entrada. Como no me gusta hacer "spoiler" únicamente diré que mientras lo lees te entran muchas ganas de buscar una librería de segunda mano donde rebuscar entre sus estantes, embriagarte de su maravilloso aroma y de jugar a encontrar huellas de lectores anteriores. ¡El paraíso del lector!
 
 
Y he leído muchísimo más... Pero me quedo con estas joyas literarias; todas, de una manera u otra, se corresponden a lecciones de vida, y eso es lo que hace que un libro sea una joya. Para mí los libros también se convierten en amigos; en ocasiones encuentro más verdad, consuelo y apoyo que en otros muchos sitios, y lo bueno es que, cuando te haces "amigo" de un libro, nunca te fallará.
 
Actualmente tengo entre mis manos dos relatos breves: "La muerte en Venecia" de Thomas Mann y "El alienista" de Joaquim Machado de Assis... Este último me está fascinando, prometo comentar.
 
Acabo esta entrada como la comencé... Con Borges... Yo tampoco sé nada.
 
"Entonces, Borges, usted existe o... "Nada, nada, amigo mío; lo que le he dicho: no estoy seguro de nada, no sé nada. Imagínese que ni siquiera sé la fecha de mi muerte...".
 
Gracias por leerme, querid@ amig@.
 
 
PD: La entrevista integra de Borges la puedes leer aquí.
 
 

domingo, 12 de febrero de 2017

(-156) o El libro infinito

Foto: María Requena.

"La vida como un comentario de otra cosa que no alcanzamos, y que está ahí al alcance del salto que no damos". Horacio... Cómo me he sentido de identificada contigo... Esa sensación de búsqueda (¿de búsqueda de qué?) de los inconformistas, o de los que no queremos quedarnos en la superficie pero no sabemos cómo profundizar... Ese desasosiego que sólo desaparece con tres o cuatro cosas, aunque nunca termina de diluirse... Cómo te entiendo, Oliveira. "No es búsqueda porque ya se ha encontrado. Solamente que el encuentro no cuaja", y no somos capaces de identificar el porqué.  

"Defenderé ser yo hasta que no pueda más". La primera vez que tuve Rayuela en mis manos, terminamos odiándonos. En agosto de 2014 lo veía en mi mesita de noche y, literalmente, se me revolvían las tripas. Sentía una frustración equiparable a cuando intentas explicar a alguien, que quieres profundamente, lo importante que es para ti pero no lo comprende y es como si te dieras contra un muro, ... Pun, pun, pun, pun... Incluso a veces acabas haciéndote sangre, pero lo vuelves a intentar porque te importa mucho... Pun, pun, pun,... Y entonces es mejor esperar,... Todo tiene su momento y con los libros pasa lo mismo. Rayuela en ese momento era incomprensible para mí; ahora pienso que igual que, románticamente, siempre me ha gustado creer que algunos libros (especiales) te eligen a ti, los libros también pueden rechazarte. 2014 fue un año extraño, convulso y quizás Rayuela "sabía" que no lo iba a disfrutar... Que llegaría el instante en que mi mente se abriera, que mi espíritu estuviese dispuesto y pudiera disfrutarlo tal y como esta obra de arte se merece. "Cómo explicarle que todo estaba por hacerse y que lo único decente era ir hacia atrás para tomar el buen impulso, dejarse caer para después poder quizá levantarse". Esta vez he tardado 14 días en devorar y deleitarme con sus 730 hojas. Esta tarde de domingo oscuro, arropada con una manta en mi sofá, alejada del móvil todo lo posible, y escuchando el maravilloso sonido de la lluvia, me ha servido para emocionarme como hace mucho tiempo que no lo hacía.

"Bastante loca de a ratos, (...) a veces tan triste, a veces muerta de risa. A veces mala". Leer Rayuela es adentrarse en el incomparable juego literario que Cortázar ideó para sus lectores. Es tropezarse con frases míticas de las que nos hemos enamorado a lo largo de nuestra vida. Se puede leer de tres formas distintas, pero no tengo dudas de que hay infinitas formas de hacerlo... Tantas como personas, como momentos, como vidas... Rayuela es "el libro infinito" porque al doblar su última página (al doblar la última esquina) se tiene la sensación de que no ha terminado... De que el lector puede (y debe) escribir el siguiente capítulo... En su mente, en su corazón, en su emoción...

"Quand il reviendra, le temps des cérises". Rayuela me ha transportado a París... La primera vez que la visité tenía 17 años, la última 31... Tengo que volver a París... Volveré con mi pequeña a enseñarle todo lo que una de las cunas culturales del mundo entraña... Y ahora también podré imaginarme a la Maga, a Oliveira, al Club de la Serpiente en sus calles, en sus cafés... E iremos a Montparnasse...

"Yo soy sumamente sensible a la discontinuidad vertiginosa de la existencia". Ay, Oliveira... Cómo te comprendo en el sentimiento de desarraigo que sólo entendemos los que lo padecemos. Ese estar aquí pero querer estar allí, o estar allí pero querer estar aquí. "Acabó por entender que a Oliveira le daba exactamente lo mismo estar en Buenos Aires que en Bucarest". Esa sensación de no pertenecer a ningún sitio... Pero querer pertenecer a todos... 

"Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos". Pero Oliveira... Hará unos 16 años que le regalé esa frase en un marcapáginas. Tuvo que cruzar un océano, recorrer diez mil kilómetros para encontrarnos. Y no volvimos a separarnos... Y es lo que marca la diferencia. "Pero el amor; esa palabra..." Es lo que hace que la búsqueda sea más sosegada, más calmada. Es lo que hace que mi único sentimiento de pertenencia sea a mi familia, a él, a mi hija. Ellos son mi Norte, la aguja que me orienta... "Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio". Amor infinito, como tú sientes por la Maga...

"En el fondo sabía que no se puede ir más allá porque no lo hay". Amigo, amiga, deja que Rayuela te elija, no fuerces el momento, hay que encontrarlo para sacarle todo el jugo, para emocionarte, para deleitarte,... Espera, y no lo olvidarás.

Esas metáforas tranquilizadoras, esa vieja tristeza 
satisfecha de volver a ser el de siempre, de continuar,
de mantenerse a flote contra viento y marea,
contra el llamado y la caída. 


Dedicado con todo mi cariño a mi amiga María... Gracias por SER y por ESTAR.


CAPÍTULO PRESCINDIBLE


"Música, melancólico alimento para los que vivimos de amor".

"Ahora Ronald había puesto un viejo disco de Hawkins, y la Maga parecía resentida por esas explicaciones que le estropeaban la música (...)."






miércoles, 18 de enero de 2017

Mi viaje a Anantapur



La utilidad de los libros es que inspiran y ayudan al hombre para entender y descifrar su propio corazón. Vicente Ferrer.

En 2016 se cumplieron 20 años de la creación de la Fundación Vicente Ferrer en España. En los diversos reportajes que se publicaron, aparecían algunas imágenes de personajes famosos con Anna Ferrer portando el libro "Un pacto de amor". Lo estuve buscando y para mi sorpresa no me resultó fácil por los medios habituales. Agotado. Gracias a La Providencia, como diría el propio Vicente, encontré un ejemplar en la librería Alcaná (de la que ya he declarado mi afición). Esta entrada la he ido construyendo en mi cabeza desde la primera página del mismo, de hecho, escribo esto cuando aún no he llegado a su fin... Y es que si hay cosas que me apasionan, tardan poco en aparecer transformadas en palabras.
 
Para quien me conozca un poco sabe que para mí la Fundación Vicente Ferrer es especial. Mi primer contacto con ella fue en mis años de universidad, en un foro de voluntarios celebrado en mi facultad en 1997. Fue un flechazo. No me hablaban de proyectos a corto plazo, ya me hablaban de un proyecto con más de veinte años de recorrido en India, en una de las zonas más pobres del planeta. Entonces no sabía que la FVF sólo llevaba un año implantada en España. Ahora leyendo "Un pacto de amor" (el de Vicente y Ana entre ellos y con el mundo) casi veinte años después de aquel primer encuentro, he podido conocer más de su funcionamiento, de su historia, y de cómo ser capaces de hacer posible lo imposible. De cómo la visión de un hombre bueno y el trabajo de otras muchas grandes personas que han confiado en esa visión, han logrado erradicar la pobreza extrema, porque sí se puede hacer, es posible y ellos lo han demostrado.
 
Si echo la vista atrás cuento con casi dieciocho años colaborando con la FVF como socia. Precisamente durante el 2016 he tenido el gran placer de poder tenerles más cerca gracias al programa de colaboración con empresas, con la suerte de poder realizar varias actividades para conocerles aún más. Ha sido un privilegio.
 
Además, acompañada por mi nueva pero ya querida amiga Puri que llegó al evento igualmente gracias a La Providencia, pudimos escuchar a la propia Anna Ferrer en una fría noche sevillana. Escucharla hablar del proyecto, de Vicente desde el punto de vista humano, y de todo lo que en el futuro la FVF va a conseguir gracias al apoyo de muchas "pequeñas" personas que confiamos en la visión de un catalán con corazón indio, fue una fortuna y un momento inolvidable y emocionante.
 
En todas las ocasiones que he podido escuchar durante el 2016 hablar de la FVF me he quedado con un maravilloso conjunto de palabras: "La acción buena contiene todas las filosofías, todas las ideologías, todas las religiones". Vicente añadía que "la acción buena nos hace felices, la mala nos destruye". Creo que no hace falta añadir más.
 
Me encanta la frase de Vicente con la que comenzaba esta entrada: "Los libros inspiran y ayudan al hombre para entender y descifrar su propio corazón". Para mí es una verdad absoluta; los libros como "Un pacto de amor" me han inspirado, enseñado a "leer", y a entender mi propio corazón. Gracias a libros como este he podido viajar a la India... Pero, gracias a encontrarme en el camino a personas que me han mostrado que lo imposible es posible... hoy te cuento un "secreto" amigo lector: mi hucha para viajar a Anantapur cada vez está más llena, de ilusión y de monedas... "Espera el milagro".
 
Gracias a Vicente y a Anna Ferrer por ser fuentes de inspiración 
y una luz en este mundo lleno de sombras.
 
 
 
 
 
 

jueves, 12 de enero de 2017

Un paréntesis en el camino. BOOK TAG.



Mi amiga y compañera de escrituras y lecturas Elisabeth Jiménez me ha dado la oportunidad de hacer un paréntesis en el camino de Entremispalabrasylastuyas para participar en esta iniciativa: Book tag. Gracias por nominar a este blog y a su autora. En mi blog escribo desde el alma y las emociones, así que espero no defraudarte.

Este Book Tag está pensado para dar a conocer blogs de menos de 200 seguidores y saber un poco más sobre las personas que están detrás de ellos. Si os interesa participar, esto es lo que debéis hacer:
- Ser agradecido y seguir el blog que te ha nominado (¡Eso está hecho!)
- Responder las preguntas que ese blog haya creado (¡Espero que hayas sido buena!)
- Escribir vuestras propias 11 preguntas.
- Nominar a 11 blogs de menos de 200 seguidores y comunicarles la nominación (¿11? Muchos son)

Ahora es el turno de responder a las preguntas de Eli. ¡Vamos allá!

* ¿Qué género se te hace infumable? Pues creo que ninguno, intento probarlos todos, leo de todo, no le digo no a nada, más bien hay libros infumables en mi opinión, independientemente del género.

* ¿Te gusta leer en ebook o en papel? Tengo un ebook desde hace un año al que aprecio mucho y suelo usar para descargarme libros que no sé si me van a gustar, o de autores que no conozco aún, o libros gratuitos, pero realmente no lo uso mucho. En los últimos meses he leído sobre todo en papel... Su olor, su tacto,... No sé, es insustituible.

*¿Un libro que no te cansas de leer? ¿Te refieres a releer?¿O un libro que no me haya cansado de leer? Creo que te refieres a lo primero... En todo caso el único libro que he leído dos veces es Walden Dos, de Skinner. Un libro que me fascina y que probablemente vuelva a leer.

*¿Qué libro o autor dijiste que "no lo leeré nunca" y luego te ha sorprendido? Pues difícil decirte porque si he dicho "no lo leeré nunca" es que no lo he hecho, jajajaja. Por ejemplo, no leeré nunca "50 sombras de Grey" y de momento sigue siendo así. Never, never.

*Si pudieras hablar con el autor de tu libro favorito ¿qué le dirías? Bueno, tengo más de cinco y de seis libros favoritos, así que les reuniría a todos y les diría: "Gracias por hacerme feliz, por hacerme crecer, por hacerme emocionarme..."

* ¿Has dejado un libro a medias? Rayuela... Pues sí, y dos veces... Pero habrá una tercera y lo disfrutaré, pero aún no hemos sido capaces de encajar y eso que los cuentos de Cortázar me encantan... Pero Rayuela...

*¿Si pudieras cambiar el final de un libro cual sería? Pues mira, hace poco leí "La soledad de los números primos" y el libro y la forma narrativa me encantó, una historia preciosa, pero el final me pareció algo flojo... Sin "punch" como diría un amigo mío. Una pena.

*¿Te gustan las biografías? Me gusta mucho conocer historias reales de personas de carne y hueso que son grandes héroes de la Humanidad. He leído mucho sobre la Madre Teresa, Vicente Ferrer, Chico Mendes, la biografía de Frida Kahlo es genial, y hace poco leí "La estúpida idea de no volver a verte" de Rosa Montero que cuenta la historia de Marie Curie y es altamente recomendable. De las grandes figuras podemos aprender tanto que merece la pena y no hay que dejar de conocer sus historias.

*Un autor que tengas pendiente de leer. Te digo uno porque me has preguntado uno pero tengo unos cuantos; el primero que me viene a la memoria es Paul Auster; tengo un montón de libros suyos y no me he decidido aún.

*Un libro que te ha decepcionado. "El abuelo que saltó por la ventana y se largó", y "El jilguero", los regalé.

*Tienes que salvar cinco libros de la quema ¿cuáles? "Más grandes que el amor", "La ciudad de la alegría", "Cien años de soledad", "Océano mar", "Siddharta", "El hombre en busca de sentido". (¿Pueden ser 6?)


Me gustaría nominar a una nueva amiga escritora: Maca Fernández, empiezo a descubrir sus escritos y su sensibilidad y me gustaría conocer más sobre ella y su blog "Novelera anónima". Mis preguntitas para ti:

1) ¿Desde cuando escribes ficción?
2)¿Qué te movió a crear tu blog?
3) Dicen que los españoles leemos poco ¿tú cuántos libros puedes leer al año?
4) ¿Qué es lo que más te gusta leer? ¿Poesía?¿Novela?
5) Tengo que preguntarlo ¿tus libros favoritos?
6) ¿De dónde obtienes tu inspiración para escribir?
7) ¿Ya te has lanzado a la publicación o tienes algo en mente?
8) La pregunta típica ¿el escritor nace o se hace?
9)¿Cuándo y dónde prefieres escribir?¿Tienes un espacio en concreto?
10) ¿Y leer?¿Ave nocturna o diurna?
11) Qué les dices a esas personas que no leen nunca.

Por último, algunos de los blogs que sigo:

*Mis vidas ajenas, de Mencha Pardal.
*Palabras en cadena, de Rita Piedrafita.
* Pasa pa dentro, de Salva Terceño.
*Teregalomialegría, de Armando Rozados.
*La desdicha de ser salmón, de Auroria Rubia Losgar.
*La colina naranja, de Miguel Torija.

GRACIAS, ELI.