domingo, 13 de diciembre de 2015

De certezas y sentido.





El hambre, la humillación y la sorda cólera ante la injusticia se hacen tolerables a través de las imágenes entrañables de las personas amadas, de la religión, de un tenaz sentido del humor, e incluso  de un vislumbrar la belleza estimulante de la naturaleza: un árbol, una puesta de sol.
Gordon W. Allport (Prefacio de "El hombre en busca de sentido", V. Frankl).



Estaban ahí, siempre han estado, pero los doce meses que terminan han hecho que esas certezas tomen más fuerza. Certezas, belleza, sentido, cine y literatura, de eso tratan las siguientes palabras.

#1. Si nos habláramos como hablamos a un ser querido, seríamos mucho más felices.

         


"¡Sé feliz!", le dije a amigo Álvaro cuando le despedía en la estación tras un reencuentro después de unos siete u ocho años. Nada más pronunciarlo, me quedé pensando en ello. Últimamente no era la primera vez que lo pensaba o alguien me lo decía. Somos nuestro peor enemigo... Hace poco mientras me caía "tontamente" me dio tiempo a pensar: "¡Seré imbécil!¡Me voy a matar yo sola!". Ver el vídeo que os dejo cerró el círculo de la primera certeza. Si nos amáramos más y mejor a nosotros mismos, si nos habláramos como lo hacemos a las personas que queremos cuando pretendemos ayudarles: llenos de cariño, ternura, amor y comprensión... Seríamos más felices. Vamos a amarnos.

#2. La belleza reside en los ojos que miran.


video



Esta escena, perteneciente a la película "La Gran Belleza", es una de las que más me han conmovido en los últimos tiempos. Una película exquisita que remueve el alma mientras observamos el transcurrir de la vida del protagonista, un ser frustrado ante la búsqueda del sentido de su existencia, de la búsqueda de la gran belleza, que se le escapa entre los dedos.

Ser capaces de vislumbrar la belleza de las personas, de las cosas, de la vida, depende de nosotros. No hay nada bello o hermoso, si no tenemos los ojos apropiados. Un poema de Herman Hesse, nos lo confirma:

La otra mitad depende de ti.

La mitad de la belleza depende del paisaje,
y la otra mitad de la persona que la mira.
Los más brillantes amaneceres;
los más románticos atardeceres;
los paraísos mas increíbles;
se pueden encontrar siempre en el rostro de las personas queridas.
Cuando no hay lagos más claros y profundos que sus ojos;
Cuando no hay grutas de las maravillas comparables con su boca;
Cuando no hay lluvia que supere a su llanto;
Ni sol que brille más que su sonrisa.
La belleza no hace feliz al que la posee;
sino a quien puede amarla y adorarla;
Por eso es tan lindo mirarse cuando esos rostros se convierten en nuestros paisajes favoritos.

Encontrar la belleza de las cosas en nuestra vida cotidiana debería ser un objetivo diario, estremecerse con un amanecer, con una palabra bonita (incluso de un desconocido), con una canción,... Emocionarnos con lo que la vida nos aporta, con eso, ya debería valer la pena.

#3. No puedo vivir sin literatura, sin poesía, sin palabras.

"Hay quienes no pueden imaginar un mundo sin pájaros; hay quienes no pueden imaginar un mundo sin agua; en lo que a mí se refiere, soy incapaz de imaginar un mundo sin libros". J.L. Borges.

Yo tampoco. Las palabras me han consolado, apoyado y acompañado a lo largo de todo este año. He acudido a ellas en busca de recogimiento, sosiego y calma. Desde los libros sus autores me han hablado, enseñado, emocionado  y sacudido.  He adquirido el hábito de escribir en un intento (vano la mayoría de las veces) de expresar mis propias emociones y sentimientos, mis miedos y esperanzas... Y ya no puedo vivir sin ello.

La poesía ha sido probablemente mi gran descubrimiento del año (como comentaba en una entrada anterior). Pinceladas, gotitas de emoción. Os dejo un fragmento de uno de los poemas que me han conmovido en estos últimos meses.

Miedo. R. Carver.
(...)
Miedo a la confusión.
Miedo a que este día acabe con una nota infeliz.
Miedo a llegar y encontrarme con que te has ido.
Miedo a no amar y miedo a no amar lo suficiente.
Miedo de que lo que yo amo resulte letal para los que amo.
Miedo a la muerte.
Miedo a vivir demasiado.
Miedo a la muerte.
Ya he dicho eso.

#4. La importancia del camino menos transitado.

El camino no elegido. R. Frost.
(...)
Debo estar diciendo esto con un suspiro
De aquí a la eternidad:
Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
Yo tomé el menos transitado,
Y eso hizo la diferencia.

Seguramente este poema sea uno de los que más me han impactado en la vida. "Yo tomé el menos transitado, y eso hizo la diferencia...". Dos frases que intento repetir como un mantra cuando tengo que tomar una decisión y sacudirme el miedo. Lo había perdido de vista, pero desde que un amigo lo colgó en su página de Facebook vuelve a acompañarme, sin descolgarse de mi mochila. "Yo tomé el menos transitado, y eso hizo la diferencia...". Pensar diferente, leer lo que no lee la mayoría, ser asertivo, no tener miedo a salir de los caminos marcados, buscar para encontrar... Eso marca la diferencia. Nunca es tarde.

#5. El sentido de la vida, la búsqueda del amor.

Aún no he leído "El hombre en busca de sentido", no lo he leído de la forma usual, pero mi libro de segunda mano tiene la virtud de estar subrayado por una lectora anterior y de vez en cuando lo cojo y descubro un párrafo para cerrar el círculo de esta última certeza. Frankl describe su vida en un campo de concentración a la vez que muestra sus pensamientos sobre el sentido de la vida. Por favor, acompañadme leyendo estas palabras:

"Mientras marchábamos a trompicones durante kilómetros (...) de vez en cuando yo levantaba la vista al cielo y veía diluirse las estrellas al primer albor rosáceo de la mañana que comenzaba a mostrarse tras una oscura franja de nubes. Pero mi mente se aferraba a la imagen de mi mujer, a quien vislumbraba con extraña precisión. (...) La veía sonriéndome con su mirada franca y cordial. (...) Por primera vez en mi vida comprendí la verdad vertida en las canciones de tantos poetas (...). La verdad de que el amor es la meta última y más alta a la que puede aspirar el hombre. Fue entonces cuando aprehendí el significado del mayor de los secretos (...): la salvación del hombre está en el amor y a través del amor."

Frankl me apoya en el pensamiento que ha estado presente con mucha fuerza este año. Todos los caminos, todos las reflexiones, todos los libros y relatos, todos los cómos y porqués, absolutamente todo confluye en el mismo punto: La búsqueda y el disfrute del amor como camino y fin último de nuestra vida. No sólo el amor de pareja, sino el amor en su más amplio sentido, el amor al prójimo, a otro ser humano por el mero hecho de serlo, el amor a lo que nos rodea, el amor a la vida.
Sin amor, nada tiene sentido


                                               

En dieciocho días acabará este año que no ha sido fácil, pero apuesto por olvidar lo malo y quedarme con lo bueno, con todo lo aprendido, lo disfrutado, lo amado... Me quedo con los que me habéis acompañado, querido y comprendido. Me quedo con los que me habéis permitido formar parte de vuestras vidas. Me quedo con mi familia, mi hija, y mi amor, siempre conmigo. Me quedo con mis amigos, los que están siempre a mi lado, cerca o lejos, y con los nuevos, personas que se están convirtiendo en importantes para mí, bendiciones del camino.


Me quedo con lo bello de la vida.


Deseo que no os falte el disfrute de la belleza, que os améis por encima de todas las cosas, que siempre tengáis algo nuevo que aprender, que transitéis caminos por descubrir, y que nunca os falte el amor. Os envío el mío.

Gracias por estar ahí, gracias por vuestro tiempo, gracias por leerme.

10 comentarios:

  1. Gracias a ti María por tu ejemplo de humanidad. Mx besos. Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pablo, gracias por leerme siempre. Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  2. Cada día lo haces mejor,parece q leo a una escritora de prestigio... Algún día diré, si si,Maria Requena, la famoso escritora,es mi hermana...

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja eres la mejor sister, yo también te quiero un montón! Gracias por tu tiempo, cariño! Un beso gigante!

    ResponderEliminar
  4. IMPRESIONANTE ENTRADA, MARÍA!!
    Qué pena no tener aquí todos los emoticonos del wasap para porner un montón de aplausos, de caras con ojitos de corazón, de pulgares arriba, de caritas de felicidad...
    En fin, tendré que usar mis palabras... espero que no te importe.
    Lo siento, pero ya sabes (por mi blog)que tengo debilidad por las entradas que hablan de uno mismo, que nos desnudan, que nos muestran y nos exponen. Luego hay otras entradas, chulas, bien escritas, bien trabajadas, sobre tal tema o tal otro, pero que inevitablemente tienen menos ALMA.
    Esta tiene todo el alma.
    Es un cóctel con alma. Bien mezcladito, pero con orden. Con cine, literatura, poemas, citas... todas magníficamente elegidas... y, por supuesto, grandes dosis de María Requena Espada, de ese amor con el que hace las cosas, de su dulzura, de su pasión, de su "garra..." (tú ya me entiendes... jeje)
    Fíjate que me da la impresión de que puede incluso haber tenido cierto efecto terapéutico (ea, ya está el enteradillo... el listo que todo lo sabe...) porque durante el año, a medida que nos van pasando cosas chungas o chunguísimas, es inevitable caer en la tentación de pensar "mi vida es una mierda" (quién encontrara un vagabundo en una banco...). Pero, cuando está acabando, al echar la vista atrás y ver lo que se ha vivido, lo que se tiene, lo que se ha crecido, lo que se ha aprendido, las personas que te rodean, los proyectos por venir... la balanza se equilibra y pone un poco las cosas en su sitio, enseñándonos a mirar mejor (como los fantasmas con Ebenezer Scrooge), a descubrir sublime de la vida... la gran belleza.
    Gracias por esta entrada, amiga. Sublime.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conociéndome entenderás las ganas que tenía de que leyeras esta entrada... jajaja... Pero he controlado mi típica "ansia viva" y te agradezco mucho que hayas encontrado el momento para leerla y comentarla de una forma tan bonita... Tenía muchas ganas de que la leyeras porque muchas de las cosas bonitas, hermosas (la mayoría de las que he mencionado y muchas que se me han quedado en el tintero) son cosas que hemos compartido en una dirección u otra... De Salva a María o de María a Salva, al final la dirección da igual, pero lo hemos compartido, comentado, y disfrutado juntos. Esto me lleva a una certeza que ya sabía... Lo importante que eres en mi vida.
      Muchísimas gracias por tus palabras... Como le dije a alguien probablemente haya escrito esta entrada para mí misma, para creérmelo yo primero, para que no se me olvide "qué bello es vivir". Seguramente la necesitaba más que otra cosa...
      Gracias a ti por tu tiempo. Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  5. María, como dice mi hijo, eres una "ama". Una ama de la literatura y de los libros, una "pro". Chiquilla, pero si casi escribes los Diez Mandamientos.... Enhorabuena por tu cultura y sensibilidad, pues si no compartes lo que lees, no repartes. Os deseo un buen año, con nuevos proyectos e ilusiones, y con nuevos libros que te lleven a viajar, soñar, actuar, reir, pelear, ganar finales de tenis, presentar un programa de libros en TV e incluso a ser la Presidenta del Gobierno. En definitiva, que seas muy feliz y que tus lentes te enseñen lo mejor de las cosas. Entre tus palabras y las mías, un beso. Armando Rozados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja mira, me he quedado en 5 pero por no hacerla demasiado extensa... Luego pensé en otras muchas certezas, como que no importa el tiempo que conoces a una persona para que se convierta en alguien importante para ti. Muchísimas gracias por tus palabras y tus deseos... Quién sabe dónde acabaré... La vida da muchas vueltas... Jajajaja. Os deseo lo mismo, y que sigamos compartiendo palabras, opiniones, entradas, música... Un beso grande, un millón de gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  6. Querida María, sin palabras me has dejado. Maravilloso. Gracias por compartir algo tan bello y sincero. Tomo nota y comparto.
    Un besazo - Nos leemos!!

    ResponderEliminar