martes, 21 de julio de 2015

Te "robo" tu foto, Antonio

Fotografía: Antonio Pampliega.


Nunca más la guerra.
Papa Francisco.


Pensaba escribir mi siguiente entrada de otro tema absolutamente distinto y un poco más adelante, con más tiempo, más tranquilamente... Pero la noticia de que "nuestro Antonio" y dos periodistas españoles han podido ser secuestrados en Alepo ha cambiado esta idea con una brutal sacudida.

Le llamo "nuestro Antonio" y no le conozco en persona, sólo he intercambiado con él algunos mensajes en Facebook para colaborar con su proyecto de enviar material escolar a los niños de Alepo junto con mis queridas amigas. Y así acabamos llamándole entre nosotras, de forma cariñosa: "nuestro Antonio".

Desde entonces he seguido su trabajo, su "infiltración" en Siria para denunciar lo que allí está pasando. Gracias a él y a otros compañeros periodistas tenemos imágenes de la destrucción sin precedentes (y recordemos que estamos en el siglo XXI, la era tecnológica, el desarrollo...) de un país, que ha provocado la mayor tragedia humanitaria de la historia, a la que en Europa sigue sin darse "importancia" real. Bueno,  España va a acoger a 1.300 refugiados entre sirios y eritreos (las últimas cifras nos hablan de 4 millones de refugiados sirios de los cuales sólo Turquía acoge 2 millones), y esto parece que supone un esfuerzo "sin precedentes" de nuestro país.

La profesión de reportero freelance como la de Antonio Pampliega, José Manuel López, y Ángel Sastre siempre me ha resultado inmensamente admirable... Tienen el valor que muchos no tenemos. Son nuestros ojos y la voz de las víctimas, de los niños, de las familias que sufren la guerra, las injusticias, el hambre... Seguramente hay que estar un poco "loco" y ciertamente tener "cojones" para meterse en la boca del lobo... Y este "lobo" es uno de los más locos que ha habitado nuestro mundo. Pero si Antonio, José Manuel y Ángel no hubiesen tenido ese valor no nos llegarían noticias tan cercanas de la realidad siria, imágenes "inimaginables", la cara más indescriptible y tremendamente vergonzosa del género humano, la denuncia más enorme, la sacudida más atroz para que los que estamos en el otro lado nos movamos, ayudemos a las víctimas en la medida que podamos, y denunciemos (denunciemos, denunciemos, y denunciemos).

A Gervasio Sánchez, uno de los fotoperiodistas de guerra más importantes de nuestro país, (o el más importante), y antibelicista declarado, se le puede leer decir que "odia la guerra porque sabe lo que allí pasa". Gervasio es una persona a la que seguir y si tienes la oportunidad de ver alguna de sus exposiciones no dudes en hacerlo... Probablemente no pasarás un momento feliz, pero estarás aportando tu respeto y apoyo a las víctimas de alguno de los conflictos que Gervasio ha documentado a lo largo de 25 años de profesión. No lo sé, pero probablemente Antonio y sus compañeros odien la guerra tanto como él.

Mi hija desde hace poco, como le han debido enseñar en el cole, cuando escucha hablar de guerra siempre dice: "La guerra es mala". Absolutamente siempre es así, nunca hay una guerra justa, nunca es una solución a un conflicto porque siempre habrá víctimas entre los civiles inocentes. Nunca he entendido eso de "tiene que haber guerra para que tal conflicto se solucione". No creo que los refugiados, desplazados, trabajadores humanitarios, reporteros, etc. que la sufren en sus propias vidas estén de acuerdo con ello.

Para escribir esta entrada estaba echando un vistazo a mi pequeña biblioteca personal, revisando los libros que he leído escritos por periodistas. Esta noche os recomiendo esta pequeña lista:

- "Isla África", Ramón Lobo. Escrito de una forma perfecta e impecable, me enamoré de cada hoja, de su historia y de cada una de sus palabras. El mejor libro que he leído sobre la profesión de reportero de guerra sin ninguna duda.

- "Los ángeles perdidos", Manuel Leguineche. Un libro que recibió muchos premios, escrito por uno de los más grandes periodistas que ha dado nuestro país, sobre la explotación del niño en el mundo.

- "Ninguna guerra se parece a otra", Jon Sistiaga. Prácticamente el homenaje que Jon le hizo en forma de libro a su compañero desaparecido en Irak, José Couso.

- "La mirada incómoda. José Couso".  Es una recopilación de textos, poemas y fotos que compañeros de este periodista hicieron tras su muerte el 8 de abril de 2003.


Algún día me extenderé hablando de libros escritos por periodistas o sobre periodistas de guerra, hoy únicamente deseo que cuando llegue ese día sepa que Antonio, José Manuel y Ángel están en libertad ejerciendo su profesión,  porque necesitamos que sigáis siendo nuestros ojos y su voz.


Enlaces de interés:
El blog de Antonio Pampliega: https://unmundoenguerra.wordpress.com/
Un artículo de Antonio: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/internacional/2015/07/21/antonio-pampliega-me-quede-aire-volvere-narrar-horror-guerra/00031437498751161352406.htm
Una entrevista a Gervasio Sánchez: http://www.elconfidencial.com/ultima-hora-en-vivo/2015-06-23/sanchez-una-guerra-documentada-es-menos-cruenta-de-lo-que-puede-llegar-a-ser_615717/
La noticia: http://politica.elpais.com/politica/2015/07/21/actualidad/1437495733_476437.html